Mantenimiento higiénico-sanitario de instalaciones: Sistema de aireación y ventilación

REAL DECRETO 865/2003 - SEGÚN NORMATIVA
ESPECÍFICO PARA HOSTELERÍA
Logos de las Normativas

Actualizado a 2022

Lección 6: resumen

Mantenimiento higiénico-sanitario de instalaciones: Sistema de aireación y ventilación

Anteriormente el método más utilizado de ventilación en centros y lugares de trabajo era la ventilación natural, pero desde hace unos 20 años el método de ventilación más utilizado es la infiltración de aire.

La infiltración de aire tiene 2 ventajas principales respecto a la ventilación natural:

  • Permite mantener una temperatura constante dentro de la habitación o local.
  • Permite mantener la humedad ambiental, disminuyendo así la probabilidad de desarrollar enfermedades microbiológicas.

Existen 2 sistemas de ventilación mecánica: de simple flujo o de doble flujo:.

  • El sistema de ventilación de simple flujo elimina el aire contaminado mediante un extractor y, a través de un sistema de conductos, lo vierte al ambiente exterior.
  • El sistema de ventilación de doble flujo es el más empleado en la actualidad y su funcionamiento se basa en la extracción de aire contaminado del interior hacia el exterior, a la vez que impulsa el aire nuevo y renovado hacia el interior.

Por otro lado, las torres de enfriamiento o refrigeración son uno de los elementos más comprometidos y peligrosos en relación a la propagación de la Legionella.

Pero, ¿qué es una torre de enfriamiento?

Una torre de enfriamiento es un mecanismo cuya función es eliminar el calor de un edificio. Este mecanismo funciona rociando agua por una torre para reducir la temperatura del interior.

¿Por qué es un mecanismo vulnerable de cara a la propagación de Legionella?

El motivo es que, debido a sus características, se emplea en grandes edificios con áreas muy amplias y, en ocasiones muy vulnerables, como pueden ser centros sanitarios o educativos.

Lección 6: ampliada

Tipos de sistemas de ventilación

La ventilación natural sucede cuando existe un movimiento incontrolado de aire o infiltración a través de la apertura de ventanas o puertas y por pequeñas grietas en una casa o local. No obstante, y a causa de los sistemas centrales de calefacción y refrigeración, la mayor parte de las personas no abren ventanas y puertas con tanta asiduidad.

Por lo tanto, la infiltración de aire se ha convertido en el modo fundamental de ventilación natural en los centros y lugares de trabajo.

La tasa de ventilación natural de un local es impredecible e incontrolable, por lo que no puede asegurar su ventilación de manera uniforme. La ventilación natural depende de:

  • La hermeticidad del espacio.
  • La temperatura exterior.
  • La localización.
  • El viento y otros factores climáticos.
Factores de la ventilación natural - Curso de Legionella

Por lo tanto, durante estaciones como primavera o verano, algunos locales pueden estar faltos de suficiente ventilación natural para la expulsión y eliminación de contaminantes o microorganismos.

Por otro lado, las instalaciones herméticamente selladas pueden tener una ventilación natural insuficiente la mayor parte del tiempo, mientras que los locales con altas tasas de infiltración de aire pueden experimentar altos costos de energía.

Los sistemas de ventilación mecánica pueden ser de simple flujo o de doble flujo:

Sistemas de ventilación de simple flujo:

Se basa en un extractor que elimina el aire contaminado de la instalación y a través de un sistema de conductos se vierte al ambiente exterior.

Es el sistema de refrigeración más simple.

Inconveniente: no controla el aire de entrada y no controla si todo el aire contaminado sale del interior. Además, necesita bocas muy grandes para expulsar todo el aire que haya en locales muy grandes.

Sistemas de ventilación de doble flujo:

Se basan en extraer el aire contaminado del interior de los locales, impulsar aire nuevo y renovado dentro, y de tratar el aire de entrada de distintas formas.

Son los más empleados en la actualidad.

Hay diferentes tipos:

  • Filtrado: Es el más utilizado, ya que con este sistema se previene la entrada de microorganismos, insectos, polvo, etc. Es imprescindible en locales con ambientes cargados de humo o de humedad. El grado de filtrado dependerá del tipo y cantidad de contaminación que haya en el interior.
  • Calefacción: Se basa en el calentamiento del aire de entrada para que sustituya al aire frío del interior.
  • Refrigeración: Se basa en lo contrario a la calefacción: se enfría el aire de entrada para que sustituya al aire caliente del interior.
  • Recuperación de calor: Se considera como el método más eficiente y efectivo para tratar el aire, ya que el consumo eléctrico es mínimo. Se basa en la transferencia de calor o frio del aire de extracción al aire de entrada.
  • Humidificadores o deshumidificadores: Se usa se realiza mediante la eliminación o la incorporación de humedad al aire de entrada y de esta manera incrementar o reducir esta variable en el interior del local.

Presencia de Legionella en torres de refrigeración

Se puede definir a una torre de enfriamiento como un mecanismo especializado y diseñado para eliminar el calor de un edificio rociando agua por una torre para enfriar la temperatura del interior de un local. El aire entra por los laterales de la torre y pasa a través del agua que cae de la parte superior. A medida que el aire pasa a través del agua, el calor se intercambia y parte del agua se evapora.

Las torres de enfriamiento se utilizan principalmente para calefacción, ventilación, aire acondicionado y fines industriales. Las torres de refrigeración, al emplear agua en su funcionamiento, son propensas a desarrollar brotes de Legionella. El agua dentro de las torres de enfriamiento se calienta a través de un proceso de intercambio de calor, un procedimiento que crea las condiciones ideales para que crezcan las bacterias.

Las torres de enfriamiento son consideradas como uno de los elementos más comprometidos y peligrosos de cara al control de la propagación de la bacteria. Esto se debe a su capacidad para propagar Legionella en áreas muy amplias, y en ocasiones muy vulnerables como centros sanitarios o educativos.

Es por ello que, las torres de refrigeración también son el sector más fuertemente regulado en el sector de tratamiento de agua y control de Legionella. No obstante, si las torres de enfriamiento son monitorizadas de manera frecuente, correctamente mantenidas y controladas de manera correcta, el riesgo de desarrollar un brote de Legionella es mínimo.

Este tipo de medidas deben ser adaptadas, controladas y subvencionadas por los propietarios de las instalaciones. Las funciones que tienen los responsables de cara a prevenir el desarrollo de Legionella en las torres de refrigeración implican los siguientes aspectos:

  • Garantizar un entorno de trabajo seguro donde se prevenga o controle la exposición a la bacteria Legionella.
  • Implementar medidas de control adecuadas para controlar el crecimiento de Legionella.
  • Proporcionar información, capacitación e instrucción adecuadas a los empleados.
  • Asegurarse de que el equipo de enfriamiento se mantenga óptimo de forma regular.
  • Designar a una persona responsable y competente.

Desde una posición legal y regulatoria, no es suficiente contratar a una empresa de gestión del agua y luego confiar en sus mejores esfuerzos. El propietario de la instalación es, en última instancia, responsable de la seguridad de las instalaciones y debe asegurarse de que se están tomando todas las medidas prácticas de control, no solo de que se hayan cumplido los requisitos mínimos.

Medidas de prevención y control de Legionella en sistemas de ventilación y torres de refrigeración

En España es un requisito legal llevar a cabo evaluaciones de riesgos en torres de enfriamiento y sistemas de ventilación, para identificar y evaluar cualquier peligro de Legionella en el sistema, o cualquier trabajo asociado con él.

Los aspectos que se deben evaluar son los siguientes:

  • La recirculación correcta del agua dentro del sistema, es decir, que no exista agua estancada.
  • Que la temperatura del agua, en todo el sistema de refrigeración, no se encuentre entre 20 y 45ºC (Tº óptima para el crecimiento de la bacteria).
  • Analizar los depósitos de agua de las instalaciones y valorar el riesgo de desarrollo de lodos, materia orgánica, biopelículas, incrustaciones, etc.
  • Dispersar las gotas de agua que se pueden producir dentro del sistema de ventilación.
  • Limpiar y desinfectar los depósitos de agua y todas las partes que forman el sistema de conducción.

Una de las medidas más válidas y adecuadas para prevenir el desarrollo de Legionella en sistemas de ventilación y torres de refrigeración es el monitoreo rutinario de determinados parámetros.

Concretamente, la normativa estatal estima que el control de Legionella en este tipo de instalaciones debe realizarse, al menos, cada 3 meses. Se recomienda un muestreo más frecuente en casos como:

  • Brotes recientes de Legionella (se aconseja que, si la instalación ha sufrido la aparición de esta bacteria en los últimos 12 meses, los muestreos se realicen cada mes en los 6 meses siguientes al descubrimiento de Legionella).
  • Acumulaciones de suciedad por motivos meteorológicos.
  • Mal funcionamiento de las instalaciones.
  • Recomienzo del uso de estas instalaciones tras un amplio tiempo sin emplearse.

El control de Legionella en este tipo de infraestructuras consiste en la toma de muestras del agua que se usan en los sistemas de ventilación o en las torres de refrigeración. Este tipo de muestras son recogidas por empresas especializadas que las analizan en sus laboratorios, o en algunos con los que se encuentren asociados.

Este método tiene un problema: se tarda en torno a 10- 14 días en tener los resultados, tiempo que puede ser muy peligroso para los clientes de los locales o instalaciones. A causa de ello, cada vez son más las empresas que usan pruebas in situ de Legionella en las propias instalaciones. Con este tipo de análisis se puede conseguir datos fieles y correctos en cuestión de 25- 30 minutos.

Además de todo lo anterior, también existen métodos de monitoreo continuo, mediante los cuales se detecta de forma diaria la presencia o ausencia de Legionella. Si se detectara que el sistema se encuentra contaminado, se avisa a la empresa responsable mediante un programa informático.

Otras medidas de control de Legionella en los sistemas de ventilación y/o torres de refrigeración son las siguientes:

  • Tener un plano detallado de las instalaciones, el cual facilite la realización de programa de evaluación de riesgo de la misma.
  • Programas eficaces de tratamiento del agua.
  • Programas de limpieza y desinfección (se pueden usar los mismos productos que se han descrito en el tema anterior).
  • Registros detallados de las operaciones que se realicen a modo de mantenimiento higiénico-sanitario.
  • Realizar frecuentemente tareas de limpieza.

Más cursos


Más información

INSST - Legionelosis: medidas de prevención y control
Salud Madrid: Legionella
BOE - REAL DECRETO 865/2003
¿Qué es la Legionella?

SITIO WEB 100% SEGURO

Usamos encriptación SSL de 256 bit para garantizar la seguridad de nuestra web. Con nosotros estás seguro.